Estas Leyendo: Home » Jovenes » ¿Qué es la pureza sexual?



La pureza sexual es mucho más que no cometer fornicación. Es mucho más que no ser un homosexual, ni una lesbiana. La pureza sexual empieza con los pensamientos. Tal vez tú estás diciendo, “Yo nunca he cometido fornicación con una chica”. Pero ¿qué tal de las fantasías? ¿La pornografía? ¿Las caricias? ¿La lujuria? ¿La masturbación?

Hay una palabra muy interesante en 1 Tesalonicenses 4:3-6. Primeramente San Pablo dice, “La voluntad de Dios es vuestra santificación: que os apartéis de fornicación (relaciones sexuales fuera de/matrimonio); que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a DÍOS; que ninguno ¿agravie ni engañe en nada a su hermano; porque e¡ Señor es vengador de todo esto… “

La palabra “agravie” en el griego significa, “provocar deseo sexual en otro que no pueda satisfacerse en santidad”. Muchas señoritas no entienden cómo Dios hizo al varón. El se excita sexualmente por lo que ve, y por lo tanto, la muchacha cristiana debe tener mucho cuidado con la forma en que se viste y que se arregla.

NO estoy diciendo que ella tiene que vestirse como su abuelita del siglo pasado, pero si estoy diciendo que necesita vestirse en una manera modesta y femenina. Si se viste en una forma provocativa, posiblemente ella será culpable de prender en el muchacho un fuego que no se puede satisfacer en santidad. Ella es tan culpable del pecado como el joven con pensamientos pecaminosos.

Pregúntate, señorita, “¿Deseo yo provocar amor y respeto del sexo opuesto? o ¿quiero yo provocar lujuria?” Hay una gran diferencia. Si guardas tu sexualidad para el día de tu boda, puedes beber hasta vaciar la copa del amor físico y agradar a Dios haciéndolo.


DOS MITOS:

Es un mito y una mentira del diablo que el varón necesita experimentar con el sexo antes del matrimonio y así no ser torpe o ignorante la noche de la boda. Esto es basura directamente del abismo.

Otro mito popular es que es una falta de hombría no tener relaciones sexuales antes de, o aparte del matrimonio. Un verdadero hombre es aquel que tiene el carácter y valor de decir “No” al pecado.

LECCIONES DEL JOVEN JOSÉ:
José, un joven en el libro de Génesis, es un buen ejemplo de un verdadero hombre. E! capítulo 39 registra la historia de cuando él estaba en la tierra de Egipto, lejos de su familia y lejos de sus amigos. José era un esclavo en la casa de Potifar, un oficial del gobierno. Dice la Biblia , “y que todo lo que él (José) hacia, Jehová lo hacia prosperar en su mano”. (vs. 3).

Versículo 6 relata que José era “de hermoso semblante y buena presencia”. Una versión dice que José era guapo y fornido. Podemos imaginar que Potifar era un señor grande y muy ocupado en sus negocios, tan ocupado que no prestaba mucha atención a su esposa, quien probablemente era mucho más joven que él. La Biblia es bien franca y dice, ‘ ‘Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en fosé, y dijo Duerme conmigo':

(v. 7) El la rechazó, pero ella no se daba por vencida fácilmente. Versículo 10, nos cuenta que “día tras día ella le habló”. ¡Qué presión y qué tentación para un empleado resistir a su patrona rica e indudablemente bonita! Pero quiero que te fijes en la contestación de José. “¿Cómo puedo pecar contra mi Dios?” Dios era más importante para él que su trabajo o un placer momentáneo. En este momento, José huyó.

La Palabra de Dios a tí, joven, y a todos nosotros es: “Huid también de ü fornicación”. (1 Co. 6:18) y “Huye también de las pasiones juveniles”. (2 TÍ. 2:22). No es cobardía ni señal de debilidad correr de una situación de tentación, es SABIDURÍA.

La decisión de José le costó, porque cuando Potifar llegó a la casa, su esposa le contó que José había tratado de violarla y como prueba, ella tuvo en sus manos e! saco del joven. El viejito, furioso, mandó a José a la prisión. Por haber dicho “No”, José cayó en la cárcel, pero a la vez, Dios le bendijo. ‘Jehová estaba con José, y ¡o que é/ nacía, Jehová lo prosperaba “.

Un firme compromiso con tu Dios es la única cosa que te dará la fuerza de decir “No” cuando enfrentas a la tentación sexual cara a cara. ¡Por hacer decisiones difíciles hoy, mañana tendrás la bendición de Dios sobre tu matrimonio!

Había otro hombre en el Antiguo Testamento que no sabia decir “No”. Encontramos a Sansón diciendo “Si” a la tentación sexual cuatro veces. Ambos, José y Sansón, cayeron en la prisión, pero José fue de la prisión al palacio y Sansón fue de la prisión al panteón.

El murió en manos de sus enemigos. No seas como Sansón y permitas a tu carne llevarte a la prisión del pecado y después al panteón espiritual.

“No quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron e! mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni forniquemos, como algunos de e¡/os fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil”. (I Co. 10:1,5,6,8).

Los hijos de Israel no entraron en la tierra de Canaán por el pecado sexual, entre otras cosas. Y tú serás robado de entrar en tu herencia total, en tu Canaán, que es la vida de victoria y abundancia, si no tienes a tu sexualidad bajo el control del Espíritu Santo.

Por: Victor Ricardo
















© 2010 ConPoder.com · Powered by WordPress