Dios ama y su amor nunca se apaga. El amor de Dios no varía, no se destiñe, y nunca pierde ni una millonésima de su…