Estas Leyendo: Home » Vida Cristiana » Cómo conocer la voluntad de Dios



¿Qué carrera debo elegir? ¿Debo tomar esta opción de trabajo? ¿Con quién me casaré?

Muchas interrogantes de este tipo asaltan nuestros pensamientos día a día; muchas veces aparecen más dudas, una más grande que la otra, y nos parece difícil encontrar la respuesta. Nuestro deseo es estar seguros que todos nuestros anhelos estén dentro del plan de Dios, y que no sean sólo nuestros planes y decisiones.

Para este propósito debemos percibir y conocer claramente los medios por los que nuestro Señor nos habla y nos guía. Mostraré cinco vías de comunicación que Dios usa con nosotros, cada una de ellas importante para poder entender Su voluntad.

1. Por medio de su Espíritu Santo:

Cuando Dios nos habla por el Espíritu Santo, se revela a sí mismo (en su nombre, su naturaleza y su carácter), sus propósitos, planes y sus caminos.

Nosotros como creyentes tenemos al Espíritu Santo en nuestros corazones; la voz del Espíritu Santo siempre nos guía, no nos obliga; siempre nos llevará a obedecer al Señor. Las siete cartas de Apocalipsis terminan así: “El que tiene oídos para oír, oiga”. Si tienes oídos, oye; para entender esa voz siempre debemos pasar por el filtro de la Palabra de Dios, teniendo cuidado de no confundir la “voz de la carne” con la “voz del Espíritu”.

2. A través de su Palabra, la Biblia:

El hábito de leer la Palabra de Dios, la Biblia, y meditar sobre ella diariamente es muy importante. Si nuestro espíritu está alimentado y nuestro carácter moldeado por la Palabra, tendremos mayor habilidad para entender la voluntad de Dios para nuestra vida. Si mantenemos una relación íntima de amor con él, aprenderemos a reconocer su voz y su guía.

¿Cuantas veces al día lees tu Biblia? Antes de encarar una decisión, qué opción mejor que consultar con él que te creó, Dios mismo; él no se equivoca al aconsejarte para que tomes las decisiones correctas.

Por eso la importancia de tener todos los días tu tiempo a solas con Dios en donde leas Su Palabra. Salmos 1:2; Josué 1:8.

Para muchos casos la palabra de Dios nos da órdenes y directivas permanentes que debemos seguir; por lo tanto no es necesario preguntar a Dios lo que quiere de nosotros, porque esto está comunicado claramente en su Palabra.

3. Por medio de la oración:

La oración es una relación y no simplemente una actividad religiosa.

Esta relación está diseñada para que te ajustes a Dios, y no para que Dios se ajuste a ti. Dios no necesita tu oración, pero él quiere que ores. En esta comunicación más cercana con Dios, su Espíritu te ayudará a ordenar tus pensamientos y emociones y te dará paz sobre el próximo paso correcto. Sin embargo, sólo funciona como guía para tomar decisiones, cuando coincide con los otros puntos aquí mencionados y cuando sinceramente quieres saber y obedecer la voluntad de Dios.

4. A través de las circunstancias:

Debemos colocar nuestras vidas a Su disposición, allí donde él está obrando, de modo que realice sus propósitos a través de nosotros. Cuando enfrentes circunstancias difíciles, no empieces a acusar a Dios. Pídele que te revele su verdad en esas circunstancias.

Varias veces, Dios cierra puertas para negarnos algo o dejar que esperemos su tiempo o modo de concedérnoslo, pero también abre puertas para que lo aprovechemos y le glorifiquemos. Sea que nos lo niegue o conceda, siempre podemos confiar en la bondad de nuestro Padre celestial.

5. A través de consejos de hermanos espirituales y experimentados:

La Iglesia es un cuerpo, el cuerpo de Cristo. Dios nos ha hecho mutuamente interdependientes. Nos necesitamos el uno al otro. Separado del cuerpo no puedes conocer completamente la voluntad de Dios.

No tengas temor de permitir que hermanos en Cristo, que viven una vida entregada al Señor, te ayuden a conocer la voluntad de Dios (Pr 15:22). Si la enseñanza bíblica, la paz que Dios te da cuando oras, las circunstancias y los consejos de otros creyentes coinciden, lo puedes entender como guía del Señor y seguir adelante con confianza.

Tal vez digas, “pero no conocen mi iglesia, no puedo depender de ellos para conocer la voluntad de Dios”. Ten cuidado, eso demuestra que dudas del poder de Dios; estás diciendo que no crees que Dios pueda obrar incluso a través de esas personas.

Dios puede utilizar la vida de hermanos en Cristo y usar sus consejos para guiarte por el Espíritu Santo.

Conclusión: Estas cinco vías de comunicación de Dios con nosotros, coincidiéndo una con otra, te ayudarán y serán de guía en tu vida a la hora de tomar decisiones, ya que todo lo que haces gira en torno a lo que Dios quiere hacer a través tuyo, porque él te creó, te dio vida para glorificarlo por medio de tus buenas decisiones y deleitarte en ellas. Él tiene los mejores pensamientos sobre ti.

Te dejo estos tres versículos para que sean tu oración cada día en cada aspecto de tu vida, ya que a diario tomarás decisiones:

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud”. Salmos 143:10

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón”. Salmos 40:8

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. Salmos 32:8

Eduardo Palma Dávalos
















© 2011 ConPoder.com · Powered by WordPress