Estas Leyendo: Home » Vida Cristiana » ¿Cuál es el significado del perdón?



Considero de mucha importancia esta interrogante. Cuando he hablado con los hermanos en diferentes países, casi todos dan a entender que el significado del perdón es olvidar. Siempre se escucha la siguiente expresión: “Para mí ha sido difícil olvidar lo que hizo fulano de tal”.

El perdón no consiste en borrar de la mente (olvidar) una ofensa; consiste en hacerse consciente del daño que causó aquel incidente en nuestro corazón y posteriormente sustituir el mal sentimiento por uno bueno. Esto nos capacitará para no tomar en cuenta tal ofensa.

Cuando una persona cree que el perdón consiste en olvidar, en su intento de lograrlo, ora a Dios, y al darse cuenta de que la ofensa se mantiene latente en su mente y el rencor permanece en su corazón, se frustra, y piensa que Dios no le escucha.

Si perdonar significa olvidar las ofensas, entonces es imposible lograrlo mientras seamos cuerdos. Solamente las personas que pierden la memoria, olvidan los acontecimientos de sus vidas.

La mente humana es muy compleja, especialmente el subconsciente, el cual podemos ilustrar con dos ejemplos: a) Como una grabadora suprasensible que capta toda información lograda a través de los sentidos, b) Como una cámara fotográfica que imprime imágenes a cada segundo. Los dos ejemplos anteriores nos enseñan que el subconsciente es como un archivo; basta con hacer una revisión mental, y obtendremos la información o la imagen deseada, la cual ha sido plasmada en nuestro interior.

Por otra parte, el hombre por naturaleza es sensible. Basta una leve ofensa y sus sentimientos pueden ser lastimados; y por ello con facilidad puede ser invadido por rencores, envidia, egoísmo, odio, etc. Cuando esto sucede, lo más prudente es orar a Dios y aplicar el método de sustitución en nuestras vidas: cambiar el mal sentimiento por uno bueno. La Biblia dice: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Santiago 2.8). Eso quiere decir que los que desees para ti, debes desearlo para tu prójimo, lo que implica que si somos incapaces de perdonarnos nosotros mismos, tampoco podremos perdonar al ofensor.

“Bendecid a los que os maldicen”, y “el que te obligue a llevar una carga por una milla, ve con él dos”. “Amad a vuestros enemigos” (Lucas 6.27-35; Mateo 5.44). En estos pasajes se nos enseña a combatir el mal haciendo el bien; a sustituir lo malo por lo bueno, lo cual tiene fundamento en el amor de Dios. De esta manera vendrá la paz a nuestro corazón y la capacidad de pedir a Dios a favor de los ofensores.

Dios es nuestro ejemplo de perdón. No hay nadie sobre la faz de la tierra que no haya ofendido a Dios por causa del pecado, sin embargo, tampoco existe alguien que no pueda obtener el perdón, si se arrepiente ante su presencia.

Esto no quiere decir que Dios no recuerde lo malo que hemos hecho; más bien no lo toma en cuenta, porque su amor y misericordia para con nosotros son superiores a nuestras faltas.

La facultad de perdonar es indispensable para nuestra salvación. Podemos hacer muchas cosas buenas tales como: Leer la Biblia cada día, congregarnos periódicamente, orar constantemente; pero si no podemos perdonar al que nos ofende, tampoco Dios nos perdonará a nosotros, lo que quiere decir que nuestra salvación estará en peligro (Mateo 6.14-15; 18.35).

Jesucristo, aun con el dolor y la más grande ofensa de la muerte de cruz, tuvo la capacidad de pedir al Padre el perdón para sus ofensores, diciendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23.34).

Este es un valioso ejemplo para los que queremos imitar a nuestro Señor Jesucristo.

En base al análisis realizado, podemos decir que el verdadero significado del perdón no consiste en el intento de olvidar o borrar de nuestra memoria las males experiencias y ofensas de nuestro prójimo, sino más bien consiste en sustituir un mal sentimiento por uno bueno, lo cual nos capacitará a no tomar en cuenta la equivocada acción del ofensor, perdonándolo y rogando a favor de él. Es así como seremos verdaderamente hijos de Dios, perdonándonos los unos a los otros.

—Lucrecio Mercado H.

 
















© 2012 ConPoder.com · Powered by WordPress