Estas Leyendo: Home » Actualidad, Vida Cristiana » El “Evangelio de la Prosperidad”

image_print

El "Evangelio de la Prosperidad"A lo largo de la historia de la iglesia han habido movimientos o doctrinas “nuevas” que han luchado por introducirse en las iglesia. Unas con más éxito que otras pero con el mismo fin de hacer daño y cuestionar la doctrina bíblica tal y como la encontramos en el Nuevo Testamento la cual practicaba la iglesia en sus inicios. En tiempo mismo de la iglesia primitiva ya la epístola de Judas amonesta a la Iglesia a mantenerse fiel ante el peligro de los falsos maestros.

Doctrinas y novelerías que se han introducido en la iglesia cristiana las mismas que son apoyadas en la Biblia según sus iniciadores y lo único que hacen es sacar un versículo fuera de contexto para distorsionar, engañar y buscar su propio beneficio.

1.- Sino hagamos memoria del famoso movimiento de la “Risa Santa” en la década de los 90. Originado en Toronto – Canadá donde muchos cristianos querían ir para recibirla como si de un peregrinaje a la Meca se tratara.

2.- Después el movimiento de la “Sanidad Interior” en donde en pretexto de liberar a una persona se investigaba la vida de sus antepasados para saber de donde y cuando esa persona estuvo bajo maldición. Cuando la Biblia claramente dice: “Todo el que peque, merece la muerte, pero ningún hijo cargará con la culpa de su padre, ni ningún padre con la del hijo: al justo se le pagará con justicia y al malvado se le pagará con maldad.” Ezequiel 18:20 (NVI)

No debiera preocuparte, si tenías un abuelo brujo, un padre satanista, idólatra o espiritista, si tu bisabuelo fue maldecido por una gitana o por un hechicero indio, si lo consagraron a los demonios, y lo bañaron con sangre, cuando viniste a la cruz, en esa cruz el Señor clavó ese pasado generacional, y te hizo libre, totalmente libre, verdaderamente libre.

3.- La “Guerra Espiritual” apareció con tanto énfasis en la iglesia que se escribieron decenas de libros sobre el tema desde la “Demonología” que estudiaba los rangos, nombres y porque no decirlo incluso los pasatiempos favoritos de los demonios, hasta los pasos numerados y detallados para echarlos fuera, y todas las cosas malas que pasaba era culpa de ellos. La fiebre de la guerra espiritual hacia que los cristianos pasen más tiempo estudiando las tácticas diabólicas que la Biblia misma.

4.- De un tiempo acá el llamado “Evangelio de la Prosperidad” ha cobrado fuerza dentro de las distintas ramas de la iglesia evangélica en especial de las Pentecostales. Dicen ellos que con un juego de tres “palabras mágicas”: Decretar, Pactar y Declarar, un cristiano puede ser prosperado económicamente. Este movimiento ha tenido éxito porque su mensaje llega a personas agobiadas por las deudas económicas, necesitadas de un trabajo estable y con problemas económicos ya que son vulnerables y propensos a caer en este engaño.

Una cadena de televisión muy conocida hace lo que ellos llaman: “Maratónicas” en donde solicitan dinero para el sostenimiento del canal. No hay nada malo hasta ahí, de hecho el evangelio en el mundo entero se mueve y avanza por los recursos que los cristianos aportan.

enlace

Pero llama la atención la forma en que lo hacen, animando a la gente a PACTAR con Dios prometiendoles que sus deudas y sus finanzas van a ser sanadas con solo un “Paso de Fé” que implica depositar una cantidad voluntaria de dinero. Sin dinero no hay milagro, así de simple. El presentador de turno insta a llamar “ahora” porque en 10 minutos se hará la “Oración de poder”, cosa que pasa 2 horas después porque la intención es manipular a la audiencia. ¿Es que acaso ellos tienen la franquicia de los milagros? ¿acaso Dios se mueve y hará todo lo que le pido, porque me acerco con un puñado de billetes en mi mano? Tanta es la manipulación, y el descaro que han reducido el evangelio a solo una palabra: dinero, dinero y dinero.

Hay un sin numero de casos de personas que hicieron el famoso “Pacto” y nunca recibieron alivio económico ni prosperidad. Algunos de ellos desilusionados han decidido apartarse de la Iglesia.

A tal punto llega el engaño que en días pasados uno de esos llamados “Apóstoles” publicaba en su muro de Facebook que el declaraba que todos recibirán un depósito de Un millón de dolares en sus cuentas. Demás esta decirlo que en cuestión de minutos tenía Mas de 500 “amén” de los futuros millonarios.

Gustavo Paez

¿Es una señal de salud espiritual el tener el carro del año, la casa con piscina y la cuenta bancaria llena? ¿De cuando acá el El Evangelio es solo ser prosperado económicamente?

¿O usted acaso lee en el Nuevo Testamento que los verdaderos Apóstoles andaban decretando, pactando y ofreciendo prosperidad económica a cambio de dinero? Cuando el mismo apóstol Pablo dijo: “… ni comimos el pan de nadie sin pagarlo. Al contrario, día y noche trabajamos arduamente y sin descanso para no ser una carga a ninguno de ustedes. 2 Tesalonicenses 3:8 NVI.

¡Que tu dinero perezca contigo —le contestó Pedro—, porque intentaste comprar el don de Dios con dinero! No tienes arte ni parte en este asunto, porque no eres íntegro delante de Dios. Por eso, arrepiéntete de tu maldad y ruega al Señor. Tal vez te perdone el haber tenido esa mala intención.” Hechos 8:20 NVI.

La Biblia dice: No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: «Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré» Hebreos 13:5-7 (NTV)

¿Donde está el dinero de los ingenuos que creyeron semejante mentira y nada ha pasado? Ah! Para eso hay una explicación simple que deslinda de toda responsabilidad a los falsos “Apóstoles”: “Te faltó Fé”. Acumulando así culpa a más de la desilusión porque el poco dinero que tenían lo entregaron esperando el tan ansiado “milagro”. Conozco casos de personas que lo dieron todo, incluso sus anillos de compromiso porque no disponían efectivo con la esperanza puesta en que los “Decretos” se cumplirá, y lo que han hecho es sumirse en la más profunda desilusión.

PACTAR DECLARAR Y DECRETAR

Desde hace un par de años atrás se han proliferado por todas partes los auto-nombrados Apóstoles, si uno considera el diccionario bíblico se dará cuenta que había 2 requisitos principales para ostentar semejante título.

1.- Haber sido compañero de Jesús durante su ministerio terrenal.

2.– Haber sido un presencial testigo de la resurrección de Jesucristo.

(Nuevo diccionario Ilustrado de la Biblia- Editorial Caribe.)

Ahora se mira en la TV o en las redes sociales: “si quieres algo, ¡Declaralo!”. Y esto es suficiente ¿Quieres un carro? ¡Declaralo!, ¿Una casa con piscina?, ¡Declaralo!, ¿Tus deudas pagadas? ¡Declaralo! ¿Con solo declarar, pactar y decretar Dios va a estar dispuesto a satisfacer todos mis caprichos materiales?

Los que así creen olvidan un atributo del Dios Eterno: Su soberanía. El célebre reformador Juan Calvino escribió:

Dios es el gobernador de todas las cosas, quien en la eternidad determinó lo que iba a suceder, y que ejecuta su poder para llevar a cabo lo que ha decretado. Todo en el universo está gobernado por la providencia de Dios, desde los objetos inanimados, hasta las deliberaciones y deseos de los hombres…todo está siendo llevado hacia el final decretado por Dios. La soberanía de Dios obliga a saber que nada en el universo ocurre por contingencia o fortuitamente.” Institución de la Religión Cristiana.

No es porque yo declaro, decreto y confieso, que Dios va a atender mis exigencias. El Es Soberano. Es lamentable ver como los llamados “Apóstoles” expresan una supuesta autoridad para demandar a Dios las cosas que quieren, o persuadir a otros a poseer y declarar todo lo que quieran bajo la supuesta idea de que por ser hijos de Dios el tiene la obligación de darle lo que ellos pidan. cuando el texto biblico dice: Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones. Santiago 4:3 NVI

Es ilógico y va en contra de la interpretación bíblica el tomar un solo versículo y convertirlo en una doctrina, cosa que ha pasado ya anteriormente y como resultado tenemos un sin numero de sectas y grupos religiosos ajenos a la doctrina bíblica.

Uno de los grandes problemas de aceptar como valida esta doctrina errónea de que por declararlo será hecho, está en la jactancia y la vanagloria. La Biblia dice: “Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: “Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero.” ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece. Más bien, debieran decir: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.” Pero ahora se jactan en sus fanfarronerías. Toda esta jactancia es mala. Santiago 4:15-16 NVI.

Debemos entender que muchas de las cosas que queremos o por la cual luchamos no nos ayudan a bien, de hecho el mismo Santiago destaca que: “Pedimos mal conforme a nuestro deleite”.

El Evangelio no es dinero, no es prosperidad, ni cuentas llenas. El Evangelio es la Cruz, Cristo mismo derramando hasta su última gota de sangre para salvarnos del pecado del egoísmo y de la avaricia.

Entendamos que pesar de todo lo que declaremos y decretemos, nuestro Dios nos dará lo que nos conviene, nosotros solo tenemos que sometemos a su voluntad y aprender a dar gracias en cualquier circunstancia de la vida sea buena o mala.

Ya no caigamos ni seamos parte de doctrinas ajenas a la Biblia, inventadas por personas sin escrúpulos, cristianos falsos que su único fin es llenarse los bolsillos con el dinero de gente ingenua prometiendo falsos milagros y una prosperidad que nunca llega.

Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.” 2 Timoteo 4:3 NVI.

Para estos, la sentencia ya está dictada:

¡Qué aflicción les espera! Pues siguen los pasos de Caín, quien mató a su hermano. Al igual que Balaam, engañan a la gente por dinero; y, como Coré, perecen en su propia rebelión… Son como pastores que no tienen vergüenza y que solo se preocupan por sí mismos. Son como nubes que pasan sobre la tierra sin dar lluvia. Son como árboles en el otoño, doblemente muertos, porque no dan fruto y han sido arrancados de raíz. Son como violentas olas del mar que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son como estrellas que han perdido su rumbo, condenadas para siempre a la más negra oscuridad… Estos individuos son rezongones, se quejan de todo y viven solo para satisfacer sus deseos. Son fanfarrones que se jactan de sí mismos y adulan a otros para conseguir lo que quieren.” Epístola de Judas NTV.

Conpoder.com




© 2017 ConPoder.com · Powered by WordPress