Estas Leyendo: Home » Reflexiones » La perseverancia



En mantenerse constante en continuar lo comenzado, es insistir firmeza y constancia para alcanzar la meta o el éxito propuesto.

Cristo nos mostró en la parábola de la viuda y el juez injusto como la perseverancia de la mujer logró que se le hiciera justicia, a pesar de que el juez era injusto.

El cristiano tiene propósitos, metas que alcanzar durante su vida y siempre habrá obstáculos, problemas que traerán angustias, desánimo, tristeza, etc. Y que hace que muchos no continúen en sus planes o propósitos.

Al ser llamados por Jesús y estar en su iglesia, una meta es ser o seguir su ejemplo. Tener el mismo sentir que hubo en Cristo Jesús (FU. 2.5), cada día crecer espiritualmente, y por eso Dios puso en la iglesia para que nos enseñaran la palabra, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros (Efesios 4.11).

Para que al oír la palabra expuesta en la iglesia, lleguemos a la unidad de la fe, ya no ser niños fluctuantes y crecer en Cristo que es la autoridad de la iglesia.

Por lo tanto debemos perseverar en asistir a todas las reuniones de la iglesia, pues allí se nos dará el alimento, la exhortación, la corrección y allí conoceremos más de Jesús.

Perseverar en la oración. Orad sin cesar, pero si la oración no tiene respuesta, debemos de examinarnos en que estamos fallando (Stg. 4.3).

Perseverar en hacer el bien. Ciertamente la maldad ha crecido. Mucha gente nos han robado y defraudado, pero con nuestra fe y la ayuda de Dios comprenderemos que cada vez que tengamos oportunidad de hacer el bien dentro y fuera de la iglesia, lo haremos (Gálatas 6.10).

Pero para perseverar en el camino de Dios, se requiere fe, y esta se fortalece con lo que hemos dicho en líneas anteriores: practicar diariamente los mandamientos de Dios, amando al prójimo y siendo luz entre las tinieblas del mundo con nuestra buena conducta.

Cumpliendo con nuestro ministerio haciendo uso del don o dones que Dios nos haya dado. Estar convencidos como dijo Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4.13). No olvidemos las palabras a Josué, “Esfuérzate y sé valiente … no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” (Josué 1.6, 9).

Satanás nos invita a no perseverar y nos pone obstáculos, y nos dice que veamos el ejemplo del hombre y no de Cristo; y que no es necesario ir a todas las reuniones de la iglesia, etc. Los negligentes, los perezosos, les pasará lo de las cinco vírgenes necias. Sólo los que perseveran serán bendecidos con la vida eterna.

¿Está usted perseverando en la fe?
—José Luis Suárez
















© 2010 ConPoder.com · Powered by WordPress