Las cuatro lunas de sangre

266

cuatro lunas de sangreTemprano en la mañana del martes 15 de abril de 2014, mucha gente pudo observar cómo la luna cambiaba su color hasta parecerse a una naranja de color rojizo ardiente. Esta “luna de sangre” fue la primera de cuatro eclipses lunares completos, que sucederán en el espacio de un año y medio.

Un eclipse lunar completo es debido a que a la luna le llega solo luz solar de forma parcial, por lo cual la luna es rodeada por un brillo rojizo. Esta “luna de sangre” solo puede ser vista del lado oscuro de la tierra, por ello solo es visible por una mitad de la esfera terrestre. En la otra mitad no se nota esta transformación.

Según la NASA, el espectáculo debía comenzar el 15 de abril, “cuando la luna llena pasa a través de la sombra terrestre de color ámbar, formando un eclipse a medianoche que es visible en toda América del Norte. Este es el principio de las tetradas lunares, una serie de cuatro eclipses lunares totales que sucederán a aproximadamente medio año una de la otra. Al eclipse lunar total del 15 de abril de 2014 le siguió otro el 8 de octubre de 2014, el tercero será el 4 de abril de 2015 y, finalmente, el cuarto el 28 de septiembre de 2015”, según escribe Toni Phillips en el artículo “Una tetrada de eclipses lunares”. .

Si bien los eclipses lunares completos no ocurren muy a menudo, los mismos son más frecuentes de lo se cree comúnmente. Cuatro “lunas de sangre” consecutivas, no obstante, son una rareza. En la historia reciente, esas tetradas lunares ocurrieron reiteradamente: 1909-1910, 1927-1928, 1949-1950, 1967-1968, 1985-1986 y 2003-2004. En los últimos cinco siglos hubo solamente tres tetradas lunares que pueden ser conectadas con la historia de Israel: las de 1493-1494, 1949-1950 y 1967-1968 (al igual que otras cuatro anteriores a ese período de tiempo, es decir de 162-163, 795- 796, 842-843 y 860-861). Las lunas de sangre del ciclo 2014-2015, caen en días de importancia religiosa para los judíos.

La primera luna de sangre del 15 de abril de 2014 cayó en el segundo día de la Fiesta de la Pascua. La segunda luna de sangre apareció el 8 de octubre 2014, durante la fiesta de los tabernáculos (Sucot), y la tercera será el 5 de abril 2015 durante la fiesta de la Pascua del próximo año. La cuarta luna de sangre toca el 28 de setiembre de 2015, cuando se festeje la séptima (y última) fiesta (Sucot) que Dios ordenó a Israel.

Que en estas fiestas sagradas precisamente haya luna llena, no es nada extraordinario, ya que el calendario judío es un calendario lunar. Cada mes comienza con Rosh Chodesh (“cabeza del mes”)—este día significa nuevo comienzo y restauración—cuando después de la luna nueva aparece  nuevamente en el cielo la fina curva de la luna.

La Pascua siempre es celebrada el primer día de luna llena, después del equinoccio de primavera, y Sucot siempre el primer día de luna llena, después del equinoccio de otoño. De modo que estas fiestas siempre están a seis meses una de la otra.

Aun cuando los eclipses lunares en Pascua y Sucot no sean nada extraordinario, algunos le dan significado profètico a la tetrada lunar de 2014-2015. Mark Blitz es el fundador del Ministerio El Shaddai en Bonney Lake, Washington. Su doctrina enfatiza las “raíces hebreas” como importante ayuda para la comprensión correcta de la Biblia.

Blitz explica que Jesucristo murió en Pascua por una humanidad pecaminosa, que se encontraba en la tumba en la fiesta de los Panes sin Levadura, que resucitó en el día de los Primeros Frutos y que, finalmente, en el día cincuenta, en la fiesta de las semanas, envió al Espíritu Santo que hizo morada en los creyentes. Blitz enseña que Jesús habría cumplido las fiestas primaverales justamente en el día correspondiente; y del mismo modo, el Señor también regresaría exacta¬mente para las fiestas de otoño. Como consecuencia, la tetrada lunar de 2014-2015 sería de particular significado sobrenatural.

Joel 2:31 profetiza: “El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.” Pedro cita esta profecía en el Día de Pentecostés (Hch. 2:16-21). Blitz señala, que los eclipses lunares serían un cumplimiento de la profecía de Joel y posiblemente señales de la segunda venida del Señor. Gracias a John Hagee, pastor de la mega iglesia Cornerstone Church (San Antonio, Texas, EE.UU.), las suposiciones de Blitz han tenido amplia divulgación.

En su libro más reciente Four Blood Moons: Something Is About to Change (Cuatro lunas de sangre: Algo está por cambiar), Hagee describe la serie de lunas de sangre entre abril 2014 y septiembre 2015 como señales celestiales dirigidas a Israel, señales de “repercusión mundial”: “El sol, la luna y las estrellas están infaliblemente unidos a Israel y a la profecía bíblica—y esta conexión ha estimulado a escribir este libro.

Dios los utilizará [a los cuerpos celestiales] para hacer resplandecer en el cielo una noticia urgente de la mayor prioridad para la humanidad.” Hagee aconseja: “Continúe leyendo, ya que este mensaje de Dios es tan urgente, que Él, en Su omnipotencia, ha ordenado al sol y a la luna que se pongan en una perfecta línea para formar una tetrada. (…) Esto Él ya lo ha hecho más de una vez—en más de quinientos años ya hubo tres tetradas lunares con importantes acontecimientos en la historia judía. Ahora sucede por cuarta vez”.

Hagee cita 2 Timoteo 3:1-5, donde dice “que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos”, y luego dice más cuidadosamente: “El mundo se ha desencajado. Necesitamos una señal de Dios para volver a la vía correcta—¡estas cuatro lunas de sangre podrían ser precisamente esa señal!” Antes de esto, parecía considerablemente más convencido: “¡Todo cambiará — irrevocablemente!” El diccionario Merriam-Webster Online define “todo” como “todo lo existente”. De acuerdo a esta definición, la afirmación de Hagee es bastante audaz. Él también insinúa que la “re-velación profètica” de las “nuevas” cuatro lunas de sangre sería “verdad absoluta”, y explica: “Cuando descubro una revelación profètica posiblemente nueva, voy a la absoluta verdad de la Palabra de Dios, el fundamento de toda investigación y enseñanza bíblica sana.”

Hagee se refiere a la anterior aparición de cuatro lunas de sangre en fiestas judías, y que estas cayeron en acontecimientos significativos para Israel y para los judíos. En 1492, por ejemplo, los judíos fueron expulsados de España, y Colón descubrió América, donde muchos judíos encontraron refugio. Durante secuencias más recientes de lunas de sangre, fue fundado el Estado de Israel (1948), y en 1967 Israel ganó la Guerra de los Seis Días y conquistó Jerusalén. En cada serie de lunas de sangre, según Hagee, sucede algo trágico que culmina en un triunfo.
luna sangreNaturalmente, estos datos y la aparición de las lunas de sangre plantean preguntas. La Inquisición española, por ejemplo, comenzó ya en el año 1483 y la expulsión de los judíos de España sucedió en 1492; la primera luna de sangre, no obstante, se dio en la Pascua de 1493, el 2 de abril.

Si la tetrada lunar de 1493-1494 fue una señal para los judíos, esta advertencia llegó con retraso (y las otras tres lunas de sangre de esta tetrada no tienen ninguna conexión con la Inquisición). Acerca de la tetrada de 1949-1950 se puede decir lo mismo: la primera luna de sangre de esta serie fue el 13 de abril de 1949, la Guerra de Independencia israelí, no obstante, comenzó en mayo de 1948 y terminó en marzo de 1949. Ninguna de las lunas de sangre apareció en alguna fecha importante alrededor de la restauración de Israel como nación. ¿Lunas de sangre que aparecen después de finalizar la guerra, como advertencia para los judíos? Esto no tiene sentido. Algo similar sucedió con el comienzo de la tetrada de 1967-1968. La fiesta de la Pascua de 1967 se celebró el 24 de abril, seis semanas antes del comienzo de la Guerra de Seis Días (5-11 de junio de 1967).

Hagee cree que para América, la luna de sangre de 1493-1494 ha  sido de especial importancia: “El manto de la prosperidad le fue quitado a España y puesto sobre los hombros de una nación recién nacida, la cual se convertiría en los Estados Unidos”. Desde la expulsión de los judíos de España, América fue “un lugar de refugio” para el pueblo judío; por lo tanto, EE.UU. tendría la responsabilidad extraordinaria de proteger a los judíos, y debería prestar atención a la señal de las cuatro lunas de sangre. El hecho de que EE.UU. sea exaltada de esta manera es extraño. Después de todo, el mandato misionero habla de hacer discípulos a “todas las naciones”.

Francamente, es tedioso escuchar una y otra vez, de personas como Hagee, que Estados Unidos sería una nación especial y escogida por Dios, cuando en la Biblia no existe ningún indicio para una posición de ese tipo. Por supuesto, la bendición de Dios está sobre la obediencia a Su Palabra y en confesar la desobediencia como pecado (cp. Neh. 9:1-38).

La Biblia, no obstante, no da ninguna razón para suponer que existan señales especiales para que EE.UU. cargue con una responsabilidad especial. La afirmación de Hagee de que las lunas de sangre serían señales dedicadas expresamente a América del Norte, es especialmente extraña, porque anteriormente había declarado a las lunas de sangre como señales del cielo dirigidas a Israel.

Lamentablemente, las primeras tres de las cuatro lunas de sangre “de repercusión mundial” no serán visibles para los habitantes de Jerusalén, de modo que ellos ni siquiera podrán ver sus propias “señales en el cielo”.

Los pasajes bíblicos que hablan del eclipse del sol y de que la luna se convierte en sangre (Joel 2:31; Is. 13:9-10; Mt. 24:29; Ap. 6:12), anuncian el tiempo del juicio de Dios, cuando Jesucristo regrese a la tierra. Los anuncios bíblicos de las lunas de sangre incluyen también un eclipse de sol, y eso el mismo día.

Por esta razón, las tetradas lunares ocurridas hasta la fecha (incluyendo aquellas de 2014-2015), no son aquellas de las que habla la Biblia. Para coincidir con la Biblia, uno debería utilizar el término “de repercusión mundial” también con los eclipses solares (y no solo con las lunas de sangre).

Aparentemente, los que hacen pronósticos con respecto a las lunas de sangre proceden selectivamente y escogen aquellas informaciones que afirman sus suposiciones.

Además, el que simultánea-mente ocurra un eclipse solar y uno lunar, es físicamente imposible. Cuando Dios el Señor haga que los dos ocurran al mismo tiempo (adicionalmente a otros fenómenos cósmicos), eso entonces será una señal obvia e inequívoca, única y en todo el sentido de la palabra inaudita y nunca antes vista. Para los juicios y señales que son parte del Día del Señor, no existen paralelos en el presente ni en el pasado. Las señales de las lunas de sangre profetizadas por la Biblia pertenecen al tiempo de la Gran Tribulación.

La tetrada de 2014-2015 no puede ser una señal de la venida de Cristo por Su Iglesia, ya que no nos ha sido profetizado ningún acontecimiento que fuera a preceder a ese suceso bendito (es decir, el arrebatamiento). Si uno acepta el Día del Señor como los siete años de la Tribulación, y que la tetrada de 2014-2015 pueda ser considerada como parte de ese período, entonces Hagee parece ver en las cuatro lunas de sangre un indicio de que se debe preparar a los cristianos para la venida del Señor por Su Iglesia.

El único problema es que: cuando la Biblia, en vista de la inminente segunda venida del Señor, llama a estar preparados, nunca habla de lunas de sangre. El libro de Hagee sobre las cuatro lunas de sangre contiene demasiado efectismo que no combina con la profecía bíblica, y todas esas afirmaciones no coinciden con la revelación bíblica. El intento de Hagee de llamar la atención a la Palabra profètica, no es una reproducción cuidadosa de la Palabra, no habla de una investigación cuidadosa en las Escrituras.

Four Blood Moons (Cuatro Lunas de Sangre) más bien hace recordar a las redondillas de Nostradamus, cuyos pronósticos, como se puede comprobar, no se han hecho presentes, y quien no tiene mucho que decir sobre cosas futuras. Más bien, sería mejor disfrutar las lunas de sangre como otra faceta sorprendente de la gloria de Dios en la creación.

DR.R0N J.BIGALKE

Es tedioso escuchar una y otra vez, que Estados Unidos seria una nación especial y escogida por Dios, cuando en la Biblia no existe ningún indicio para una posición de ese tipo.

 

1

Llamada de MediaNoche