Estas Leyendo: Home » Vida Cristiana » Navidad – ¿Cómo debemos festejarla?

image_print

estrellaLas góndolas centrales de los supermercados ya se encuentran adornadas con guirnaldas y láminas navideñas. Se huele la navidad. Queramos o no, poco a poco se nos instala esta idea: “Ya vienen las fiestas…”.

Para los que vivimos en el mundo occidental y cristiano, la navidad es la fiesta que lo representa, no se festeja en los países comunistas, hinduistas, budistas ni musulmanes. En esos pueblos los cristianos, en muchos casos, se reúnen en secreto. Con sencillez enseñan a sus hijos el significado de la navidad y, si son extranjeros, les cuentan cómo se festeja en sus tierras.

Lamentablemente, entre nosotros poco a poco ha dejado de ser una fiesta religiosa para pasar a ser una celebración más. ¿Saben los niños por qué se celebra la navidad? Si los padres no son cristianos profesantes, probablemente no lo sepan. navidad para ellos será, dependiendo del nivel económico y social al que pertenezcan, la fiesta de Papá Noel, el arbolito, las luces, el pan dulce, los cohetes y las bengalas.

Como creyentes tenemos la responsabilidad de enseñar a los niños el significado verdadero de la navidad. El ángel anunció a los pastores: “Les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:10-11).

Que nos levantemos en portavoces de las buenas noticias que anuncian que nació un Salvador.

Que decidamos reemplazar los regalos, a veces comprados por puro compromiso, por auténticas expresiones de afecto y bondad.

Que los niños aprendan que no le pedimos a un Papá Noel, ficticio y promovido por el mercado, sino a un Jesús que estuvo dispuesto a nacer con mucha humildad para regalarnos lo que no puede comprarse: el perdón de los pecados y la eterna salvación.

Que si alzamos la mirada siempre encontraremos señales que nos llevarán al recién nacido. Y que sepamos que probablemente la bendición la hallemos en medio de los más humildes y sencillos, y no necesariamente entre los que más gastan y demuestran así su estatus social.

belenQue la mesa debería estar servida con dignidad y respeto. No celebramos la fiesta del descontrol ni del atracón. Que podamos orar antes de cenar. Que no es una fiesta más, es la navidad, el día en que los cristianos declaramos que Dios envió a su Hijo al mundo para perdonar nuestros pecados.

Que nos propongamos alejar de nuestra vida la melancolía y el rencor. navidad anuncia la alegría y la oportunidad de un nuevo comienzo.

Que entendamos que no celebramos algo nuestro, sino su nacimiento, lo que en nuestros días se llamaría el día de su cumpleaños. Es un día de fiesta, proponte que en tu vida se refleje la alegría.

Cuántos cristianos celebran con entusiasmo el fin de un año que los desilusionó, y levantan con gozo la copa para recibir el nuevo, el cual ni saben qué les deparará. Sin embargo, a la navidad la reciben con apatía. ¿No debería ser diferente?

Es cierto que no sabemos el día exacto del nacimiento de Jesús, ¿pero es esa la causa de la falta de entusiasmo? Él un día nació, ¿no es suficiente para nosotros? En algún momento se eligió ese día, podría haber sido otro, pero no está en nosotros que hoy lo cambiemos, menos que lo cuestionemos. Celebrémoslo con gozo, de una forma que nos identifique. Acordémonos de los pobres, Jesús también fue pobre y despreciado. Acordémonos de los que sufren y se encuentran solos. Ampliemos nuestra mesa para recibir a aquellos que no tienen con quién pasar la Nochebuena o el día de navidad.

Honremos a los que nos ministran. Agasajemos a los que velan por nosotros. Regalemos con generosidad a aquellos que nos mostraron su paciencia y afecto. Porque en todo cumpleaños hay regalos, veamos según podamos de regalar algo a quienes tanto nos amaron.

Digámosle al mundo que es un tiempo importante y que por eso lo festejamos. Que la iglesia sea visible en este día tan especial.

Bendiciones.

Laura Bermúdez




© 2016 ConPoder.com · Powered by WordPress