Estas Leyendo: Home » Sectas y Religiones » Profecías falsas de los Testigos de Jehová

Los Testigos de Jehová tienen por qué sentirse completamente frustrados, aun abochornados.   ¡Tantas profecías fracasadas; tantas palabras caídas a tierra! ¡Tanto esperar en vano lo anunciado por los dirigentes de la Sociedad en Brooklyn (E.U.)!  No obstante, siguen predicando con ahínco su mensaje del reino y  vendiendo “La Atalaya” y “Despertad” como si no hubiera pasado nada.

Debieran enfrentarse valiente y honestamente los hechos irrefutables.  Su organización ha fallado repetidas veces al pronunciar profecías sobre el reino, el tiempo del fin, Armagedón y el Milenio.  Para ellos, el tiempo ya lo ha dicho todo.  Con presunción hablaron los Testigos, pues no aconteció lo que profetizaron.  “Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliera lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él” (Deuteronomio 18:22).

 

“OTOÑO de 1975”

Escribió algún dirigente de los Testigos.  (¿Knorr?  ¿Franz?  No se sabe cuál de ellos pues no firman sus escritos.) : “Según esta cronología bíblica fidedigna seis mil años desde la creación del hombre terminarían en 1975, y el séptimo período de mil años de la historia humana comenzaría en el otoño de 1975” (“Vida eterna, en libertad de los hijos de Dios”, Pág. 29, publicado en 1966 por la Sociedad Watch Tower Bible and  Tract).

En la tabla de fechas presentada en las páginas 31-35 del mismo libro se señala el año 1975 con la explicación siguiente: “Fin del sexto día de 1,000 años de la existencia del hombre (temprano en el otoño)”.  La próxima fecha que aparece en la tabla es el año 2975 y de ella se dice: “Fin del séptimo día de 1,000 años de la existencia del hombre (temprano en el otoño)”.  Para otras declaraciones proféticas sobre 1975 véase la “Despertad” del 8 de Oct. de 1966 y “La Atalaya” del 1 de mayo de 1968.

La doctrina actual  de la Sociedad de los Testigos es que el séptimo período de 1,000 años es el milenio, o sea, la época de mil años a la cual se alude en Apocalipsis 20:1-10.  También ha enseñado que la batalla de Armagedón se daría en los días previos al comienzo del milenio.  En el referido conflicto global la Iglesia Católica quedaría destruida junto con todas las demás sectas de la cristiandad y los poderes políticos.

Según sus profecías, a lo menos cuatro acontecimientos estremecedores debieran de haber tomado lugar en 1975, son a saber:

1. La batalla de Armagedón.

2. La aniquilación de la Iglesia Católica Romana y de las demás iglesias opuestas a la obra de los Testigos.

3. La destrucción de los poderes políticos.

4. El comienzo del milenio en la tierra.

 

¡Ninguno de estos acontecimientos ocurrió!  ¡Ni siquiera uno!  ¡Nada en 1975 para los Testigos!  Sus ancianos, vice-presidentes y presidente quedan una vez más desacreditados.  La Iglesia Católica sigue en pie; también las demás iglesias.  Los poderes políticos permanecen.  Y, ¿los Testigos?  Pues, ¡helos ahí en las calles aun vendiendo “La Atalaya” y “Despertad”!  Dicen que son esclavos y se lo creemos.  Sí, son esclavos, esclavos de la junta dictatorial que desde Brooklyn gobierna la Sociedad.  Es más: son víctimas de un buen lavado de cerebro administrado hábilmente por dicha junta.

 

Hundiéndose, se agarran de una cuerda roto.  Dicen que Adán fue creado en septiembre del 4026 antes de Cristo.  Después Eva fue creada, pero no se sabe cuanto tiempo después.  Si fue seis meses después, entonces el milenio comenzaría en marzo de 1976; si un año después, el milenio comenzaría en el otoño de 1976,  Así razonan.  Sin embargo, antes de encontrarse en el impasse creado por sus profecías en cuanto a 1975, habían afirmado que Eva también había sido creada en el 4026 (“La Atalaya”, 1 de mayo de 1968; “Despertad”, 8 de oct. de 1968; “El propósito de Dios”, Pág. 51, 1974).  Además, si el milenio terminaría, como se señala en la tabla de fechas dada en el libro “Vida eterna”, en el otoño del 2975 tendría que haber empezado en el otoño de 1975.  De otro modo, no se completarían los mil años en 2975.  Quiere decir que, según la cronología de los Testigos, Armagedón debiera haber pasado ya y el milenio debiera haber empezado.  No hay escapatoria para ellos.  El laberinto de sus propias doctrinas los enreda y los traiciona.

 

¡A los Testigos se les acabó el tiempo!  Dígaselo usted, lector.  ¡Que sean humildes y honestos!  ¡Que lo admitan!  Que no pueden tapar el cielo con un dedo ni pueden ocultar sus fracasos con más subterfugios, negaciones y nuevas profecías.

 

HISTORIA de PROFECÍAS  FRACASADAS

Los que estamos al tanto de la historia de los Testigos sabemos que la secta se originó con la promulgación de un sistema de doctrinas basadas principalmente en fechas, tiempos y profecías.  La vida de la secta, como también su impulso evangelístico, se deriva de sus creencias sobre el cumplimiento de los tiempos y las profecías.  Cabe preguntar cuánto tiempo más podrá sobrevivir la Sociedad  de los Testigos ya que su alimentación a través de los años ha sido, de continuo, la de profecías muertas y esperanzas frustradas.  Si usted, estimado lector, considera las siguientes profecías y declaraciones de los Testigos no le asombrará el que sus predicciones sobre 1975 no se cumplieran.  Su historia es una de numerosas profecías fracasadas.

1877   “El fin del mundo, es decir, el fin de la época del evangelio y el comienzo de la edad milenial, es más cercano de lo que suponen la mayoría de los hombres.  De hecho, ya hemos entrado en el período de transición el cual será  ‘tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces’ (Daniel 12:1)”.  (Russell, “Tres mundos, y La cosecha de este mundo”, Pág. 17).

1889  Pues, no se sorprendan cuando, en    capítulos subsiguientes, presentemos pruebas de que ya ha comenzado el establecimiento del reino de Dios el cual, según señala la profecía, empezaría a ejercer   poder en 1878, y de que ‘la batalla de aquel   gran día del Dios Todopoderoso’, la cual  terminaría en 1914 cuando hayan sido derribados los gobiernos actuales de la tierra, ya ha comenzado” (“El tiempo se acerca”, Pág. 101).

 

Errores y contradicciones

1. El reino de Dios no fue establecido en 1878 sino en el año 33.  Marcos 9:1; Mateo 16:28; Colosenses 1:13.

2. Charles Taze Russell, el fundador de los Testigos, profetizó que Armagedón terminaría en 1914.  Cuando no aconteció, los Testigos cambiaron la fecha, su última predicción siendo para el otoño de 1975.

3. Los gobiernos no fueron derribados en 1914, ¡ni tampoco en 1975!

1894 “No vemos por qué cambiar las fechas.  No podríamos cambiarlas aunque quisiéramos.  Creemos que son las fechas de Dios, no las nuestras.  Tenga presente el que 1914 no es el principio sino el fin del tiempo de angustia” (Russell, “La Atalaya de Sión”, 15 de julio de 1894).

Comentarios: Nótese la confianza con que escribe Russell sobre “las fechas de Dios” y el énfasis sobre la terminación de todo en 1914.  Dice Cristo: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7).  “En su sola potestad”, no en la de Russell y los Testigos.

1904  “Según nuestras expectaciones,           pronto, entre 1910-1912, nos sobrevendrán las tensiones del gran tiempo de angustia, culminando al finalizarse los ‘tiempos de los gentiles’ en octubre de 1914” (Russell, “La Creación Nueva”, 1904).

1914  “Aunque es posible que comience        Armagedón en la primavera del añoentrante decir exactamente cuándo, sería mera especulación” (Russell, Reimpresiones de“La Atalaya, VI, 1 de Sept. De 1914, Pág.5527).

Comentarios: ¿Comenzó Armagedón en 1915?  ¡De modo alguno!  ¡Ni tampoco en 1975!  Cabe preguntar por qué rechazaron los Testigos la cronología de Russell.  El dijo que las fechas eran de Dios.

1915  “La batalla de Armagedón, para la cual está abriendo paso esta guerra. . .  significará  la derrota total y eterna del mal y el establecimiento del reino justo del Mesías. . .”  (Russell, Reimpresiones de “La Atalaya”, VI, Pág. 5659).

Comentarios: La guerra a la cual se alude Russell era la primera guerra mundial.  Esta no abrió paso a Armagedón ni fue establecido el reino milenial después de la guerra.  ¡No hay tal cosa como el reino milenial!  Si quiere leer una exposición sobre lo que es el milenio escríbanos y le enviaremos gratis el folleto “El milenio y el rapto de la iglesia”.

1916  Dentro de pocos años veremos el colapso total (del tiempo de los  gentiles) y el establecimiento completo del reino de Dios en manos del Mesías” (Russell,    Reimpresiones de “La Atalaya”, VI, Pág. 5950).

Comentarios: ¡Otra profecía fracasada!  En vano esperaron los Testigos el establecimiento del reino milenial después de la primera guerra mundial.  Nótese la contradicción sobre el tiempo de los gentiles.  Russell había dicho que el referido período terminaría en octubre de 1914.  En el 1916 hablaba de que, en efecto, seguía.

1917  “La gran guerra en Europa es el comienzo del Armagedón de las Escrituras” (Sermones del pastor Russell, Pág. 676).

Comentario: ¡Y los Testigos de hoy día aun esperan el Armagedón!

1918  El día 24 de febrero de 1918 el Sr. Rutherford, sucesor de Russell, pronunció por primera vez la conferencia “Millones ahora vivos nunca morirán”.

1920  “Basándonos en el argumento ya expuesto de que el sistema viejo de cosas, el mundo viejo, está feneciendo . . . y que se está acercando el sistema nuevo, y de que en 1925 resucitarán los fieles ilustres del pasado y comenzará la reconstrucción (o sea, el milenio, DS) es razonable concluir que millones de personas que ahora viven en la tierra estarán aun vivas en 1925.  Pues, de acuerdo con las promesas dadas en la Palabra divina, tenemos que llegar a la conclusión positiva e indisputable de que millones ahora vivos nunca morirán” (Rutherford, Pág. 97, “Millones ahora vivos”).

Comentarios: ¿Qué pasó en 1925?  ¡Nada sino el fracaso de las descaradas profecías de Rutherford!

¿Resucitaron los fieles de los tiempos pasados? ¡NO!

¿Se inició el milenio?  ¡NO!

Y, ¿aquellos millones que nunca morirían?  Pues, ¡ya han muerto!  Aquella generación de 1918, efectivamente, ha pasado De cierto, a los Testigos se les acabó el tiempo.

1929  Fue construida “Beth Sarím” (o sea, “Casa de los Príncipes”) en San Diego, California (E.U.).  Según se creía, antes del fin vendrían a morar en “Beth Sarim” Abraham, Isaac, Jacob y otros de épocas pasadas.  La casa fue vendida después de la muerte de Rutherford en 1942.

 

¿POR QUÉ, Testigos?

¿Por qué la vendieron?

1940  “Tal parece que el trabajo de testimoniar a favor de la Teocracia está para terminar en la mayoría de los países de la cristiandad” (Rutherford, “La Atalaya”, 1 de Sept. De 1940, Pág. 265).

Comentarios: ¡Esto fue dicho 36 años atrás!  Y, todavía siguen testimoniando los Testigos.  Dada la conglomeración de teorías que promueven, su trabajo es uno que nunca debiera haberse comenzado.  ¿Terminará ahora ya que sus profecías para 1975 cayeron a tierra?  Lo dudamos.  Tremenda organización mundial de esclavos tienen los dirigentes Brooklyn, y una imprenta enorme.  ¿Cómo podrían permitir que todo se esfumara?  ¿Qué el trabajo de décadas quedara en nada?  Astutamente buscarán cómo justificar la continuación de su obra nefaria.

1941  En el libro “Hijos” (Rutherford, Pág. 366)  Juan, uno de los personajes del libro dice a su novia: “Sin duda, se acerca Armagedón . . . Desde ahora en adelante le daremos toda la devoción de nuestros corazones a la Teocracia (Término más acertado hubiera sido “La Sociedad Watch Tower”, DS), sabiendo que pronto viajaremos juntos por la eternidad en la tierra.  Nuestra esperanza es que dentro de pocos años sea consumado nuestro matrimonio y . . . que tengamos hijos buenos que al Señor le traigan honor.  Bien podemos posponer nuestro matrimonio hasta que haya paz duradera en la tierra”.

Comentarios: Si Juan y su novia Eunice hubieran sido personas reales, ¡Todavía estarían esperando la consumación de su matrimonio!  El tendría 55 años de edad; ella, 53.  Y, ¿esos hijos buenos que querrían tener?  Pues, ¡no los tendrían jamás!  Cruel es el sistema religioso que, por medio de profecías falsas y alarmas huecas, desoriente a los hombres engañados llevándolos a rechazar el matrimonio, evitar tener hijos cuando su deseo sería procrearlos, suprimir su preparación académica, renunciar sus empleos y vender sus propiedades.  ¡Tal sistema es el de los Testigos!

1942  “El nuevo mundo está a las puertas . . . el tiempo es corto” ) ”El nuevo mundo”, Pág. 10).

1944  “Se acerca el fin del sistema mundano” (“Se acerca el reino”, Pág. 342).

“El desastre de Armagedón, más grande que el que cayó sobre Sodoma y Gomorra, está a la puerta” (“Sea Dios veraz”, Pág. 194).

1950  “El tiempo de Jehová ha llegado cuando, de manera definitiva, será    decidida la cuestión de la soberanía universal”.

1966  “Según esta cronología bíblica fidedigna seis mil años desde la creación del hombre terminarán en 1975, y el séptimo período de mil años de la historia humana comenzará en el otoñ{o de 1975” (“Vida eterna”, Pág. 29).

Y AHORA, ¿QUÉ?

Testigos, sinceramente a ustedes se les acabó el tiempo.

El tiempo de la generación de 1914 ya pasó.  Si no, favor de decirnos ¿cuánto dura una generación?

Pasó el año 1975 sin que fuesen cumplidas sus profecías.

Los dirigentes en Brooklyn los culpan a ustedes por haber esperado que vinieran Armagedón y el establecimiento del reino milenial en 1975. Pero, ellos, no ustedes, son los que escriben “La Atalaya” y “Despertad”.

Ellos, no ustedes, son los autores de esas profecías que fallaron.  De ellos aprendieron ustedes una doctrina errónea y los alentaron con vanas esperanzas.

Y ahora, ¿qué harán?  ¿Dejarán que los grandes de la Sociedad en Brooklyn sigan usándolos como a esclavos?  ¡Dios los libre!  Han tenido convicciones muy fuertes.  Por tanto, no les será fácil ver los temas de la Biblia desde otro punto de vista.  Sin embargo, desechando prejuicios y fanatismo, debieran hacer el esfuerzo.  Pueden ser cristianos, ni más ni menos, y pueden pertenecer al verdadero reino de Dios, es decir a la iglesia de Jesucristo.

Plan de la Salvación:

“Porque la paga del pecado es muerte” (Ro 6:23)

 

¿Quién puede salvarme?

“Cristo murió por nuestros pecados” (1 Co 15:3)

 

¿Qué debo hacer?

“A todos los que le recibieron los hizo hijos de Dios” (Juan 1:12).

 

¿Cuánto me ha de costar?

“El regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús” (Ro 6:23)

 

Ministerios Audiolit


















© 2011 ConPoder.com · Powered by WordPress