¿Qué hacemos con el sufrimiento?

¿Qué hacemos con el sufrimiento?“A Dios clamé estando en angustia, y Él me respondió” Salmo 120:1

Esta es la expresión de un hombre de Dios cuyo corazón estaba quebrantado.  Puede ser también la tuya atravesando momentos de sufrimiento o quebranto.

El sufrimiento es parte de la vida.  Creo que todos los seres humanos lo necesitamos e indudablemente lo experimentamos en algún momento de nuestro transitar por este mundo.   Es a través de él que entendemos que hay un ser Soberano, que entiende lo más profundo del corazón del hombre y de la mujer, Dios, y a quien podemos acudir en busca de auxilio.

Es a través del sufrimiento que afloran nuestras asperezas, nuestras actitudes, nuestras motivaciones, nuestro egocentrismo.

En el sufrimiento las lágrimas brotan de nuestros ojos, y son una expresión del alma por el  dolor que sentimos.  El sufrimiento puede arroparnos por varias causas: enfermedades terminales, discapacidades, muerte, abusos, rechazos, malas noticias, separación, desobediencia a la ley divina.  Ante el sufrimiento, necesitamos tomar decisiones, y dependiendo de ellas, al final veremos los frutos.

Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16: 33.

Tenemos que enfrentar el sufrimiento.

Bárbara Johnson, autora de best-séller, humorista y oradora de conferencias muy solicitada, es una mujer que ha experimentado mucho dolor por el accidente devastador que casi dejó a su esposo ciego y comatoso, como un vegetal; las muertes violentas de dos de sus cuatro hijos, y finalmente, el descubrimiento de la homosexualidad de otro hijo.

Tengo unos amigos, quienes enfrentan el dolor de ver a su pequeñita hija de 4 años, postrada en una cama como un vegetal.  Después de verla sana, alegre correteando en su casa, de pronto una alta fiebre atacó su cerebro, dejándola en tal estado de gravedad.

Ante todas estas situaciones, nos preguntamos:   ¿Por qué?

Unos expresan dolor, otros, ira, enojo, otros culpan a Dios, a la gente o a las circunstancias, o a sí  mismos, otros caen en depresiones, otros deciden terminar con su vida y se suicidan.

Pero, nos preguntamos, ¿son normales tales reacciones?  Doy gracias a Dios que nos ha hecho con emociones y podemos llorar, reír, gritar, etc.  La cuestión aquí es que además de que Dios nos ha dado emociones, también nos ha dado dominio propio y es allí donde tenemos que hacer un alto y reflexionar acerca de nuestras reacciones frente al sufrimiento.

El experimentar sufrimiento en algún momento de nuestra vida, debe llevarnos a hacer algunas preguntas: ¿Es mi culpa?  ¿He desobedecido leyes humanas o divinas?  ¿He descuidado lo que Dios me ha dado?  ¿Es por culpa de otros cuyas palabras y acciones han hecho pedazos mi vida?  ¿Es por el rechazo que viene de un ser querido en la familia?  ¿Es porque somos perseguidos y porque nos difaman?  ¿Es porque otros se aprovechan de nosotros, nos usan, o porque es difícil llevarse bien?  ¿Es porque las circunstancias adversas de la vida me han tocado?

Cualquiera que sea la respuesta, y dependiendo de nuestra actitud, el final será provechoso si sabemos que nuestra vida esta en manos de aquel quien nos trajo a este mundo con un propósito específico: “Dar gloria a El”

Veamos algunos ejemplos de personajes bíblicos que experimentaron sufrimiento y cómo reaccionaron.

Ana es una mujer que experimentó  el sufrimiento a través de su esterilidad, y a través de la humillación de su sierva.  Su reacción fue de llanto,  tristeza y dolor, pero también de tomar una decisión firme al ir en busca de ayuda de aquel quien es un Dios Todopoderoso, Omnisciente, Omnipresente, a pesar de la mala interpretación del siervo de Dios quien la observaba en su momento de dolor y angustia.  1 Samuel  1:6-10

El sufrimiento de Abigail radicó en el marido que tenía.  Un hombre duro y de malas obras, en contraste con ella quien era una mujer de entendimiento.  Esta mujer ante su sufrimiento, supo callar y actuar sabiamente en un momento crucial de su vida y de su familia. 1 Samuel. 25:3.

No hay nadie que haya experimentado más sufrimiento en su vida como lo experimentó Jesús.  Fue traicionado, perseguido, criticado,  angustiado, y el momento más difícil de su vida fue antes de dar su vida por la humanidad, cuando estando en Getsemaní oro: “Padre, si quieres, pasa de mi esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.  Y  estando en agonía, oraba más intensamente, y era su sudor  como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”. Vemos su reacción ante el sufrimiento: dispuesto a hacer siempre la voluntad de su Padre y  cumplir su meta en esta tierra. Isaías 53: 3-10.

El sufrimiento es parte de la vida. Dependiendo de la actitud que tomemos frente a él, la vida se hará más llevadera, o se tornará en una carga muy difícil de soportar.

Podremos utilizarlo como un ministerio de consolación, así como lo hizo Jesús: “Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”  (Hebreos 2:8).

 “CUANDO EL CORAZÓN SE QUEBRANTA, LA ACTITUD ES LO QUE CUENTA”

Si tu corazón está quebrantado, te animo a que descanses plenamente en Dios, él,  mejor que cualquier persona en este mundo, te entiende y sabe cómo consolarte.

Alva Vargas de Contreras