Sobre el mal triunfó el amor

131

No, no será Satanás quien al final se lleve la victoria.
No, no será el pecado, ni la muerte la triunfante…
No, no será el “maligno” quien se encargue de cerrar la historia,
dejando al ser humano lejos de Dios, y errante…

Jesucristo, “eterno rey de gloria”,
te invita a arrepentirte, para cubrirte con su amor y perdonarte.
El tiempo del final está cercano…
Más el Señor bendito te convida
en el Apocalipsis; “a sus aguas de vida” (Apc. 2 1:6).

Si crees en Jesucristo su hijo amado,
en su cielo, en su “casa”, bien cuidado,
ya lejos de muerte, de dolor y ruina… (Apc. 21:4).
No, no será el triunfo del mal quien predomine
sobre esta infeliz humanidad esclavizada.

Tú no permitas que Satanás te aliene y te domine,
no permitas el vivir y el morir encadenado.
Puedes clamar a Jesús; que Él te redime
del juicio, la condena y de las llamas.

Somos “más que vencedores” porque somos del Señor,
que es “Señor de los señores”, que a Satanás derrotó…
Clavado en la cruz, en el Gólgota, dio el grito; “¡se consumó!”
“Sangre y agua de la roca”; de su “costado brotó” (Jn. 19:34).
Con esa sangre bendita, Cristo limpia al pecador (1ª Jn. 1:7).
Satanás está vencido, sobre el mal triunfó el amor.

Lisardo Uría Arribe. Palma de Mallorca.