Zarandeado como el trigo

476

Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos. El le dijo: Señor, dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte. Y él le dijo: Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces. Lucas 22:31-34

Este es el momento en el cual el Señor Jesús esta con sus discípulos y tiene la última cena antes de su muerte. Este es el mismo día en que Jesús les lavó los pies y también cuando ellos discutieron quién era el mayor. En medio de esta discusión el Señor les dijo que iban a ser probados. A Simón le dijo que iba a ser zarandeado como el trigo. Hoy en día la gente tiene a tratar de probar quién es el mayor, quizá no en una discusión, pero por las medallas que tienen, títulos universitarios, utilidades que sus empresas generan, el carro que manejan, la mujer que conquistan, su apariencia física, etc.

A mi me llamó mucho la atención que Jesús le dice a Simón que Satanás lo había pedido para zarandearlo. Por esto podríamos decir el diablo pide. El pidió zarandear a Pedro. Lo primero que me llama la atención es por qué el Señor deja que el diablo pida y pida por la vida de uno de sus hijos. El Señor no lo reprendió, si no que le dijo que si. Uno se pregunta porque un Dios tan bueno, tan poderoso, no ha destruido al diablo. Nos haría la vida mucho más fácil.

¿Si Dios es tan bueno por qué no destruye al diablo? Dios no destruye al diablo por amor a nosotros. Para que usted aprenda a ser un vencedor, necesita un enemigo que requiera que saque lo mejor de usted para derrotarlo. El Señor decide dejar el diablo para que sus hijos aprendan a ponerle el pie sobre su cabeza y que aprendan que son más que vencedores en Cristo Jesús. ¿Cómo vamos a ganar una batalla si no tenemos un adversario digno de vencer? El Señor sabe que el diablo te está pidiendo para zarandearte y que vas a pasar por un momento de confusión y aflicción. Dios le concede al Diablo su petición. Las pruebas no son malas, son necesarias. Son necesarias porque hacen algo bueno en nosotros.

¿Cuántos han visto alguna vez un campo de trigo? La espiga puede ser muy linda pero no se puede comer porque tiene basura, dentro hay granos que si se pueden comer. Para que el grano salga, la espiga tiene que ser zarandeada. Haga de cuenta usted es una espiga. El Señor necesita sacar el grano y quitar de la basura, necesita zarandear la espiga. De repente aparece el diablo y lo pide para zarandeado. Dios decide aprovecharse del diablo, y le concede su petición.

El diablo es muy astuto, pero es el ser más necio y tonto del universo; sigue pensando que va a ganar aunque esté escrito en la Biblia que va a perder. El sigue pensando que le va a hacer un daño, pero Dios sabe que le va a hacer un bien. El Señor le entrega la espiga al diablo, pero en ese momento el Señor ora para que su fe no le haga falta. El diablo comienza a zarandear la espiga. ¿Como se sentiría si usted fuera el grano en ese momento?

La vida es como el colegio, si usted llega a tercer grado, tiene que tomar un exámen para pasar al siguiente grado. Si pierde el exámen, tiene que pasar por tercer grado de nuevo. Si se cambia de colegio a otro porque reprobó el exámen y talvez allí no se dan cuenta, le va a tocar hacer el mismo examen. Si decide irse a otro país, el exámen lo va a estar esperando allí. La manera de pasar por la pruebas no es huir, es permanecer firme. Jesús pidió para que su fe no faltara porque en ese momento en que el trigo es zarandeado, el grano se siente mal. ¿Sabe lo que es para el diablo lo que el insecticida es para los insectos? La fe. Si usted es firme en la fe, el diablo huye de usted.

Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra. Amós 9:9

Luego de que el trigo es zarandeado el grano queda mezclado con la basura. Es una confusión, no se sabe si hay basura o grano, pero el viento del Espíritu Santo sopla, la basura se va y el grano se queda. La única basura que queda es aquella que aún tiene un grano que tiene que ser limpiado. Ni un solo grano cae al suelo. Lo que queda de ti después de una zarandeada es mejor de lo que había antes. Cada vez que viene el diablo y le pide al Señor alguien para zarandearlo (el mismo diablo no te puede tocar sin permiso), Dios sabe muy bien que algo bueno está por pasar. El mira más allá de la zarandeada.

Pedro estaba muy seguro de sí mismo. El le dijo a Jesús que nunca lo iba a negar, que iba a ir hasta la muerte por el. Estaba tan seguro de sí mismo, que allí mismo es donde Dios lo probó. La prueba a tu vida viene en las áreas en las cuales te sientes seguro de ti mismo. Dios permite que sean las áreas en las que te sientes más seguro para que tu confianza no este en virtud alguna, sino que en Dios, en el que su palabra nunca pasará. Dios quiere que esa casa que está sobre la arena no permanezca, sino que construyas sobre la roca. Las aflicciones vienen a las áreas en las que creías que no te iban a venir. Cuando Dios le da permiso al diablo, solo se lo da por un tiempo. El diablo sabe que tiene poco tiempo y manda todo de junto. ¿Ha tenido uno de esos días en que dice que se levantó con el pie izquierdo? En realidad es que se levanto con el diablo zarandeándolo. Todo se viene de junto. El diablo sabe que tiene poco tiempo y quiere aprovecharlo, por eso da un golpe de un solo.

Estas son tres cosas que debe de hacer en medio de la prueba:

1) Debe cortar todo aquello que le produce tropiezos.

!!Ay del mundo por los tropiezos porque es necesario que vengan tropiezos, pero ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Mateo 18:7-8

Los tropiezan no son buenos pero tienen algo bueno. Estos le van a revelar las cosas que tiene que cortar de su vida. Usted se va a dar cuenta qué personas usted debe de dejar de tener a su lado, de esos lugares, cosas que dice, que mira, todo aquello que le causa tropiezos, porque mientras tenga esas cosas podridas alrededor suyo, va a seguir teniendo la puerta abierta para que el diablo lo siga zarandeando; no por permiso de Dios sino permiso suyo.

2) Debe de mantener la paz con su prójimo

Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. 1 Corintios 11:19

La gente que más le ama y le respeta es la gente que será más usada para que sea zarandeado. Es necesario que a su vida vengan ofensas para ver si es cristiano de verdad. Jesús perdona las ofensas, lo mismo tiene que hacer un cristiano. ¿Por qué sigue juzgando a aquellos que lo ofenden? Las ofensas son necesarias a su vida. Aunque no lo crea, Dios permite que la gente lo ofenda para probar si va a hacer lo mismo que haría Jesús. Jesús dijo que si alguien le daba en una mejía, que le diera la otra, si alguien le pedia la capa, que le diera la túnica también, y si alguien le pedía caminar una milla, que caminara dos.

Deje de estar viendo por qué llueve y de ver como no se moja. La gente en medio de las pruebas siempre busca la forma de culpar a todo el mundo. Deje de buscar culpables en medio de las pruebas. Su lucha no es contra sangre y carne. Si usted está en medio de una prueba lo mejor que puede hacer es mantener la paz con todos.

3) Debe decidir cumplir los mandamientos de Dios

Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tú Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre. Deuteronomio 8:2-3

Las pruebas no forman carácter, manifiestan el carácter. Lo que lo forma el carácter es la decisión de hacer lo correcto en medio de la aflicción. Carácter es hacer lo que debo aunque no tenga ganas. Lo que la aflicción hace es ponerlo entre la espada y la pared, escoger entre el bien y el mal. No importa como se sienta siempre haga lo correcto – obedezca a Dios. Una buena decisión en la prueba forma carácter.

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1 Pedro 5:8-10

El diablo zarandea pero Dios perfecciona, te afirma, te fortaleza, y te establece. No importa el mal que el diablo te quiera hacer, Dios siempre te hace más bien. Nunca vas a decir que el diablo tiene más poder para hacer lo malo que Dios para hacer lo bueno. Pedro escribió esto de su propia experiencia.

¿Sabe cómo Pedro fue consolado, perfeccionado, y afirmado? Esa noche después de que el Señor le dijo que iba a ser probado, el siguió de lejos al Maestro cuando lo arrestaron. En la casa del sumo sacerdote, negó 3 veces a Jesús. A la tercera vez el gallo cantó en ese mismo instante. Jesús que estaba siendo juzgado injustamente volteó y empezó a buscar a Pedro entre la multitud, cuando lo encontró, se le quedó viendo. Conociendo a Jesús, yo no creo que se le haya quedado viendo con una cara de “telo dije,” sino de que no lo rechazaba. Me imagino que le ha de haber dicho con la mirada “¿recuerdas que estaba orando para que tu fe no te hiciera falta?

Jesús murió, luego resucitó, y Pedro fue una de las primeras personas que el busco después de haber resucitado. Cuando Dios te quiere consolar va el mismo a tu casa y a tu vida. Días después, Pedro se fue de pesca. Yo imagino que Pedro ya se sentía bien como cristiano, pero no como apóstol porque había negado a Jesús. Después de 2 años de no pescar, regresa a pescar y se lleva a 6 más. Le pasa lo mismo que la primera vez, no agarró nada en toda la noche.
Se imagina la frustración que había en Pedro La palabra dice que Jesús les preguntó si habían pensado algo, ellos le dijeron que no, y el les dijo que tiraran la red al lado derecho, sacaron 153 peces.

¿Sabe porque la Biblia registra la cantidad de peces que pescaron? Ellos estaban tan impactados que los contaron. En ese momento a la mente de Pedro le vino el recuerdo de cuando Jesús lo había llamado. Se vistió, y se tiró al agua vestido. Cuando llego a la orilla, Jesús le estaba cocinando un pescado. ¿Por qué los mando a pescar si ya tenía un pescado para asar? Simplemente para recordarle a Pedro el día en que lo había llamado. ¿Qué le parecería a usted, si un día regresa cargado a su casa, sale el Señor de la cocina, y le dice que le cocinó algo? Pero esto no fue suficiente, estaban sentados comiendo y Jesús le preguntó a Pedro si lo amaba. Jesús le hizo la pregunta tres veces, ¿por qué? Porque 3 veces Pedro negó a Jesús.

Pero la historia no terminó allí, luego le dice y le recuerda que le había dicho que hasta a la cárcel iría por el. Pedro le falló a Jesús al no cumplir su primera. Jesús le dice a Pedro que cuando era joven se ceñía e iba a donde quería, pero cuando fuere viejo alguien más lo iba a ceñir y llevarlo a donde el no quisiera. Dice la Biblia que esto fue anunciándole como había de morir. Yo no creo que Jesús le dio una mala noticia a Pedro. Creo que habemos muchos que dar la vida por el Maestro sería un honor. Para Pedro dar la vida por Jesús era algo importante, pero había fallado a eso. Entonces el Maestro le dice: “tu querías dar la vida por mí, no era el momento todavía. Ya va a llegar el día en que vas a dar tu vida por mí.”

El Señor mismo ministró hasta el sentimiento más profundo de Pedro. Por eso la Biblia dice, después de que hayas padecido un poco de tiempo, El mismo, nos perfecciona, afirma, fortalece y establece. No desmayes si estás en medio de una prueba, será solo por un poco de tiempo.

Por: Pastor Cash Luna